EL ESPÍRITU SANTO Y EL REINO DE DIOS.

EL ESPÍRITU SANTO Y EL REINO DE DIOS.

Génesis 1:2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

El Espíritu Santo es el gobernador, por así decirlo, del reino de Dios aquí en la tierra. El Espíritu Santo es el brazo ejecutor del poder de Dios, el habla lo que Dios habla, el hace lo que Dios manda hacer, Él no es una fuerza activa, Él no es simplemente un poder, Él no es simplemente un viento, Él no es algo impersonal, Él es una persona divina, Él ostenta por tanto todos los atributos que le son conferidos a Dios, porque Él es Dios, Él es Dios en acción…

2 Corintios 3:17  Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.

Este aspecto se ve desde la creación, mientras en la mente de Dios se generaba toda la creación, el Espíritu Santo se movía sobre las aguas, ejecutando, poniendo en acción todo lo que Dios decía, y lo que Dios decía hágase, Él lo hacía…

– Él siempre está presente: Salmo 139:7¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia?

Isaías 11:1-2 Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces. 2 Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.

Sin el Espíritu Santo no hay manifestación del reino de Dios aquí en la tierra.

Toda persona que Dios usó de una manera poderosa en la Biblia necesitó del Espíritu Santo, Ejemplos:

Jueces 3:9-10 Entonces clamaron los hijos de Israel a Jehová; y Jehová levantó un libertador a los hijos de Israel y los libró; esto es, a Otoniel hijo de Cenaz, hermano menor de Caleb. 10 Y el Espíritu de Jehová vino sobre él, y juzgó a Israel, y salió a batalla, y Jehová entregó en su mano a Cusan-risataim rey de Siria, y prevaleció su mano contra Cusan-risataim.

Jueces 6:34 Entonces el Espíritu de Jehová vino sobre Gedeón, y cuando éste tocó el cuerno, los abiezeritas se reunieron con él.

Jueces 11:29  Y el Espíritu de Jehová vino sobre Jefté;… Jueces 11:32  Y fue Jefté hacia los hijos de Amón para pelear contra ellos; y Jehová los entregó en su mano.

Jueces 14:6 Y el Espíritu de Jehová vino sobre Sansón, quien despedazó al león como quien despedaza un cabrito,…

1 Samuel 16:13 Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David.

Dios no usa fuerza de hombre, el usa a su Espíritu Santo: Zacarías 4:6 Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.

Lo que limitó a Juan el Bautista en su ministerio, por lo cual, dijo Jesús, que el más pequeño en el reino de Dios es mayor que él, fue la ausencia del poder sobrenatural del Espíritu Santo: Mateo 3:11 Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.

Jesús necesitó del Espíritu Santo

El reino de Dios no puede avanzar en la tierra sin el Espíritu Santo, Por eso Jesús mismo lo necesitó para manifestar el reino mientras estuvo aquí en la tierra, no se puede hablar del ministerio de Jesús aquí en la tierra sin hablar del Espíritu Santo:

– Fue el que lo engendró en el vientre de María: Lucas 1:35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.

– Fue el poder del Espíritu Santo, el que estuvo con él:

Lucas 4:14 Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor.

Jesús lo ratificó en el primer discurso de su ministerio:

Lucas 4:18 El Espíritu del Señor está sobre mí,

 Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;

 Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;

 A pregonar libertad a los cautivos,

 Y vista a los ciegos;

 A poner en libertad a los oprimidos;

19 A predicar el año agradable del Señor.

Mateo 12:28 Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.

Donde se manifiesta el Espíritu Santo, allí está el reino de Dios.

Hechos 10:37-38 Vosotros sabéis lo que se divulgó por toda Judea, comenzando desde Galilea, después del bautismo que predicó Juan: 38 cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.

Por eso Jesús antes de irse nos recomendó al Espíritu Santo, Él no estaba recomendando a cualquier persona, Él nos estaba recomendando a la persona más especial, la que más le ayudó en su andar aquí en la tierra:

Juan 14:16-17 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: 17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

Era tan importante para Jesús dejarnos al Espíritu Santo que dijo: Yo rogaré al Padre para que les de ese Consolador, el que ha caminado conmigo, el que me ha sostenido, el que me ha dado fuerzas, y por medio del cual hice tantos milagros…

El Espíritu Santo y la iglesia:

Con los apóstoles: Hechos 5:12 Y por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo;…  … 15-16 tanto que sacaban los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos. 16 Y aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos; y todos eran sanados.

Con Pablo: Romanos 15:18-19 Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras, 19 con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo.

Con nosotros:

– Él nos convence de pecado: Juan 16:7-8 Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. 8 Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.

– Él es el que nos dice que somos hijos de Dios, es el que sella nuestro nuevo nacimiento… En otras palabras, sin él nunca vamos a tener la certeza si somos o no hijos de Dios, es él el que nos da la certeza de que somos hijos de Dios: Romanos 8:16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

– Él es quien nos revela la Palabra… Efesios 6:17  Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;

– Él nos guía a conocer a Dios de una manera más profunda y certera: 1 Corintios 2:10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

– Él es el que nos guía con exactitud… Juan 16:13  Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

– Él nos hace entendidos y sabios: Gen 41:38 y dijo Faraón a sus siervos: ¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios? 39 Y dijo Faraón a José: Pues que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay entendido ni sabio como tú. 40 Tú estarás sobre mi casa, y por tu palabra se gobernará todo mi pueblo; solamente en el trono seré yo mayor que tú.

– Él nos dice lo que Dios nos ha regalado… 1 Corintios 2:12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido,

– Él nos ayuda en nuestra debilidad… Romanos 8:26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

– Él nos muestra que hablar frente a nuestros adversarios: Marcos 13:11 Pero cuando os trajeren para entregaros, no os preocupéis por lo que habéis de decir, ni lo penséis, sino lo que os fuere dado en aquella hora, eso hablad; porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo.

– Es garantía de libertad: Isaías 10:27 Acontecerá en aquel tiempo que su carga será quitada de tu hombro, y su yugo de tu cerviz, y el yugo se pudrirá a causa de la unción.

2 Corintios 3:17 Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.

– Él nos provee del poder sobrenatural: 1 Corintios 12:7-11 Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. 8 Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; 9 a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. 10 A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. 11 Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.

– Él nos el poder que necesitamos para avanzar en la vida: Hechos 1:8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

– Él nos mantiene en un constante mover hacia adelante: Juan 7:37-39 En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. 38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. 39 Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.

Ríos tiene que ver con movimiento constante hacia adelante, eso es empuje, es fuerza para avanzar…

No entiendo cómo puede haber creyentes y aún líderes, ministros, pastores que pueden vivir sin el bautismo y la llenura del Espíritu Santo, eso es imposible, el Espíritu Santo es insustituible en la vida de un creyente, un creyente sin el Espíritu Santo, camina perdido, sin dirección, como un marino sin brújula en alta mar, en una noche sin estrellas…

Bautismo y llenura con el Espíritu Santo

Bautismo es ser investidos con el poder del Espíritu Santo, su señal es que hablamos en otras lenguas: Lucas 24:49 He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto. Investidos significa: ser vestidos con… en este caso con poder. Usted puede ser vestido para la guerra y aun darle un arma, y no salir a la guerra.

Llenura es fluir, caminar, manifestar ese poder recibido de lo alto.

Para ser llenado primeramente tenemos que ser bautizados, nadie puede ser llenado si primero no es bautizado.

Necesitamos el bautismo, pero necesitamos vivir llenos del Espíritu Santo. La Palabra de Dios nos exhorta: Efesios 5:18 No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,…

Vino puede ser cualquier cosa que nos embriague, que nos desconecte del propósito de Dios, póngale usted el nombre. Si queremos ser llenos, tenemos que renunciar a todas esas cosas que contristan al Espíritu Santo… Efesios 4:30 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.

Para pasar de simples Portadores del reino de Dios a Manifestadores del reino, necesitamos sin dudas al Espíritu Santo.

Si le pedimos el regalo del Espíritu Santo a nuestro Padre, podemos tener la certeza que Él nos lo dará: Lucas 11:11-13 ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? 12 ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? 13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

Si usted quiere, desea, anhela que el Espiritu Santo venga con poder sobre su vida solo tiene que pedirselo al Padre y el te bautizara y te llenara con su poder. !!Ahora mismo pidaselo al Padre!!

Leave a Comment